Historia

Blog Thumb
Tomatlán Jalisco Mexico

Antes de la llegada de los conquistadores, la región estaba poblada por diversos grupos. El lunes santo de 1525, procedentes de El Tuito arribaron a Tomatlán los conquistadores. La víspera pernoctaron en un poblado del cacique, los recibieron con bailes y plumeríos. Llevaban coronas y escapularios, ya que formaban parte de la Provincia de los Coronados de El Tuito. Allí celebraron la Semana Santa y la Pascua. En el lugar que ocupaba el Cué, un adoratorio pagano, levantaron una iglesia de “pajarete” que bendijo fray Juan de Villa Diego, dedicándosela a San Antonio.

Bautizaron al pueblo y al río con el nombre de pascua, siguiendo posteriormente a Colima. Así este pueblo quedó sometido por Francisco Cortés de San Buenaventura. La región fue muy habitada. Diseminados en ella hubo numerosos pueblos ocupando en la actualidad el lugar de algunos, pequeñas rancherías.
En 1541 esta región se sublevó y tuvo que acudir con su gente Pedro de Alvarado desde Santiago de Manzanillo dos veces para combatir a los insurrectos. De 1533 a 1574 fue dado en encomienda a Juan Fernández de Híjar con asiento en Villa de Purificación.
Por medio del pregón conoció el pueblo, en 1730, que soldados ingleses estaban desembarcando en la ensenada de Arcos y que la Justicia del Valle de Banderas carecía de soldados para hacer la defensa. Salieron en auxilio de aquél 50 soldados y 100 lugareños. Los comandaba el capitán Diego de Betancourt.
Al inicio de la Guerra de Independencia en el año de 1810, el Cura Miguel Hidalgo y Costilla envió a su sobrino Miguel el Lego de Gallaga a que coordinara el movimiento en las costas de Colima, Jalisco y Nayarit.


En octubre de 1811 después del combate de Palo Blanco el Lego Gallaga, junto a Sandoval y Toral se retiró a Mascota y a la Costa por el rumbo del Valle de Banderas, donde se separó de ellos, llegando hasta Tomatlán. Gallaga se hizo de palabras con el Sandoval, entonces, uno de los que acompañaban a Sandoval hizo fuego sobre el Lego, que cayó gravemente herido. Enseguida Sandoval ordenó llevarlo a fusilar frente al Templo de Santo Santiago; Gallaga, puesto allí de rodillas, imploró la misericordia de Dios, se vendó el mismo los ojos con su pañuelo, y dio la voz de fuego cayendo muerto con dos balazos. Los indios que le eran muy afectos, recogieron su cadáver, lo llevaron al presbiterio de la parroquia, abrieron un sepulcro en que estaba enterrado un eclesiástico en un cajón del que lo sacaron, para después depositar ahí los restos de Gallaga, siendo este el trágico fin de este famoso lego, que tanto dio que hacer a las tropas de la Nueva Galicia.


Desde 1825 perteneció al 6°. Cantón de Autlán hasta 1878 en que pasa a depender del 10 cantón de Mascota. El decreto del 23 de septiembre de 1878 ya se refiere a Tomatlán como entidad municipal.